Miscelánea Tecnología

Basura tecnológica: qué podemos hacer nosotros

Basura Tecnologica

Cada español produce una media de 20 kilos de basura tecnológica al año de acuerdo con datos de Naciones Unidas. En total en el mundo se generan más de 65 millones de toneladas de basura compuesta por aparatos electrónicos como móviles, tablets, pantallas, ordenadores, televisores, neveras y demás. ¿Qué ocurre con toda esta basura electrónica? ¿Qué podemos hacer nosotros para intentar reducirla?

Basura tecnológica: un problema de escala mundial

El número de dispositivos electrónicos por persona no para de crecer. Todo el mundo quiere tener el último smartphone, da igual que el suyo funcione perfectamente. La obsolescencia programada también contribuye a aumentar la cantidad de dispositivos electrónicos, así como sus residuos, tanto los producidos en su fabricación como después. Dichos residuos reciben el nombre de RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos), los cuales contienen materiales peligrosos y tóxicos para nuestra salud y la de nuestro planeta tales como plomo, mercurio, cadmio o cromo. Es importante destacar que este tipo de residuos incluye también a pequeños dispositivos como secadores, módems, juguetes electrónicos y/o cualquier otro aparato que funcione con baterías o mediante la toma eléctrica.

¿Qué se hace con toda esa basura?

Es muy difícil encontrar una solución a este problema debido a que los elementos que contienen los aparatos electrónicos son perjudiciales, tanto si se depositan en un área como si se queman, al liberar un humo tóxico altamente contaminante. Por eso es fundamental reducir la cantidad de RAEE.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Dentro de todo este desalentador panorama, nosotros como usuarios podemos aportar nuestro granito de arena.

  • No compres, a no ser que realmente lo necesites.

El marketing nos hace creer que necesitamos algo cuando simplemente lo deseamos. Si tu teléfono móvil funciona bien, ¿para qué te vas a comprar otro que realmente sirve para lo mismo? Hazte este mismo planteamiento con el resto de tus aparatos electrónicos: ¿realmente lo necesito? ¿Puedo prescindir de ello?

  • Si se rompe, arréglalo. 

Sigue la política de tus abuelos de “arreglar antes que tirar”. El medio ambiente te lo agradecerá. Aunque es cierto que en algunos casos, la reparación sale más cara que adquirir un dispositivo nuevo, vale la pena que al menos lo intentemos.

  • Lleva tus viejos aparatos a puntos de reciclaje.

No tires estos residuos en los contenedores habituales. Cada ayuntamiento cuenta con puntos de reciclaje especiales para los RAEE. Lleva todos los aparatos que no usas a estos contenedores y deja de guardarlos en el fondo del cajón.

  • Vende productos reacondicionados.

Si quieres sacarle beneficio a tu basura ecológica, vende tus productos reacondicionados. Marketplaces como Amazon o Ebay comercializan estos productos.

  • Entrégalos en tiendas especializadas.

Si a pesar de todo, sigues empeñado en comprarte el nuevo smartphone de moda, entrega tu viejo dispositivo en la misma tienda en la que vas adquirir el nuevo modelo. Muchos comercios especializados hasta ofrecen descuentos si llevas tu viejo dispositivo.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a ser más consciente de la cantidad de basura tecnológica que generamos.

 

You Might Also Like

  • 7 formas de reutilizar tu viejo móvil – Blog de telefonía fija, móvil e internet – Oceans – Telecomunicaciones
    4 junio, 2019 at 11:40

    […] acuerdo con datos de las Naciones Unidas, cada año se generan 50 millones de toneladas de residuos electrónicos en todo el mundo, de los cuales entre el 70% y el 90% se podrían reutilizar. Así que, ¿por qué […]